Inicio Opinión Más allá del coronavirus, lo que sigue es la rapiña y...

Más allá del coronavirus, lo que sigue es la rapiña y el estallido social

516
0

* Todos los niveles de gobierno deben atender la crisis de salud y los estragos económicos para la población

* Por este año sería prudente posponer los grandes proyectos de infraestructura, para   incrementar programas sociales

Más allá del coronavirus y sus consecuencias epidemiológicas, otra “pandemia” se cierne sobre el país; la rapiña y el estallido social manifestado en una ola sin precedente de saqueos no sólo a las grandes tiendas de autoservicio, sino también a centrales de abasto y tiendas de todo tipo.

El primer aviso ya ocurrió en una tienda ubicada en Tecámac, donde una pandilla entró con todo y camioneta de carga para saquear aparatos electrodomésticos.

La pérdida inevitable de fuentes de trabajo, así como una gravísima situación económica de millones de mexicanos, si las medidas de

cuarentena y aislamiento   van más allá de cinco o seis semanas, el pandemónium podrá desatarse irremediablemente.

Miles de mexicanos serán instigadas por la delincuencia común, para unirse en hordas de rapiña.

Las condiciones para que ello ocurra pueden generarse, si todos los niveles de gobierno, no se unen en una cruzada nacional, tanto para combatir la pandemia del coronavirus, como los estragos económicos que se provoquen en la población.

Bri ndar un seguro de desempleo, impulsar créditos blandos para crear micro empresas, becas, programas alimentarios y otros más como el llamado Salario Rosa, Jóvenes Construyendo el Futuro, Pensión a los Adultos Mayores y otros más, se tienen que incrementar substancialmente.

Por este año al menos los grandes proyectos de infraestructura como la refinería de Dos Bocas el Tren Maya, debieran de suspenderse para que existan los recursos económicos necesarios para apoyar a la población.

En los programas sociales tienen que involucrarse todos los niveles de gobierno e implementar una serie de medidas para impulsar fuentes de trabajo, a quienes están desempleados o bien a los que quieren poner un negocio sencillo pero que puede convertirse en el sustento familiar.

En fín el panorama para el país es desolador y todo puede pasar si el Estado, no atiende la gravedad de la situación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí