Inicio Nota Reciente La calentura se convierte en fiebre rumbo al 23

La calentura se convierte en fiebre rumbo al 23

220
0

Al grano: aunque pareciera premeditado y especulativo establecer posibles panoramas rumbo a la sucesión del gobierno mexiquense, los tiempos corren a velocidad inusitada y cada uno de los posibles precandidatos trabajan a contra reloj para posicionarse y acercarse las simpatías de sus líderes de partido, primero, de la clase empresarial, después y al último de la respectiva militancia.

Para Morena es prioridad el Estado de México, no así para el presidente de los mexicanos, pues AMLO está más preocupado por lograr que la bancada priista en la cámara baja le apoye en la aprobación de sus leyes que en arrebatarle el que podría ser el último bastión priista.

Sin embargo los morenistas no piensan lo mismo, las encuestan favorecen al Movimiento de Regeneración Nacional sin candidatos y eso ya causa desesperación en algunos actores políticos y soberbia en otros, pues ya no solo se sienten candidatos, sino gobernadores, concretamente me refiero al tlatoani de Texcoco, el senador Higinio Martínez Miranda, quien no solo utiliza a sus servidores de la actual legislatura local para promocionarse, sino que en recorridos “legaloides” se pasea por la entidad mexiquense bajo la figura de su senaduría.

Es obvio que les lleva mucha ventaja a sus homólogos de Morena, así aparece en la tercia de cinco, pues él, Delfina Gómez, secretaria de Educación y Horacio Duarte son uno, mientras que Pedro Centeno también hace lo propio seguido del nuevo fenómeno Fernando Vilchis, este último se subió al ring a raíz de su contundente victoria en Ecatepec, logrando porcentualmente el mayor logro en la historia de Morena y rebasando a varias entidades juntas.

Pero Martínez Miranda no puede ni debe confiarse mucho, pues repito que hay intereses muy por encima que podrían evitar su arribo a la candidatura con todo y el poder que se le permitió de inicio.

En el PRI, aunque hay varios tiradores, solo la experiencia de Ernesto Nemer podría asegurar el triunfo para su partido, que dicho sea de paso, ve ya casi imposible ir en alianza con el PAN y/o PRD al haber apoyado a AMLO, pro además sabe que si va en esa alianza, el PRI tendría que ceder espacio a Enrique Vargas y eso por principios, se ve lejano.

Aguilar Castillo también quiere, pero solo eso y si por cuestión de género, dependiendo de las negociaciones en Coahuila, pues si allá el candidato es varón, como parece pues no hay mujer que pudiera ser la abanderada, el PRI tendría que apoyar a una fémina como candidata y ahí si brinca de inmediato el nombre de Alejandra del Moral Vela, una de las cartas del actual gobernador y del anterior, pues se han encargado de diezmar el poderío de Arturo Montiel y casi cierran las aspiraciones de Ana Lilia Anzaldo, pero falta mucho por decidirse, así que las cartas fuertes solo son Ernesto Nemer y la actual líder del tricolor.

Del PAN ni duda cabe de que Enrique Vargas será el abanderado, pero está muy lejos de convertirse en real oposición, por lo menos en parte del Valle de México y zona oriente, le ha faltado una verdadera estrategia de operación política y es nulo su posicionamiento entre el electorado, el confiar en simuladores le puede costar caro.

Del PRD ni para que gastar tinta, quizás solo Omar Ortega podría aspirar a sacarse la rifa del tigre y Juan Zepeda con su partido naranja terminará, como siempre, por declinar.

Para el recuerdo

La elección del domingo pasado en Nextlalpan, se convirtió en una elección de Estado por la importancia del municipio en la construcción del nuevo aeropuerto, pero ni casi todos los partidos juntos pudieron frenar a Morena que ganó holgadamente y eso podría ser un botón de muestra para el 2023, ojo porque al Billar hay que jugarle con mucha sapiencia. Nos leemos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí