Inicio Opinión DESCOMPOSICIÓN SOCIAL

DESCOMPOSICIÓN SOCIAL

533
0

En las últimas cuatro décadas la descomposición social del país ha sido progresiva, acorde a las políticas neoliberales que implementaron los gobiernos que se olvidaron de la Revolución y la de la Justicia Social que fue proclama de la misma a cumplir al llegar al poder; eran los tiempos en que se defendía el peso “como un perro” y se afirmaba que “no nos volverían a saquear” la mafia enquistada en las instituciones.

Ya se hablaba de la liberación femenina y el respeto a sus derechos constitucionales a la par del varón para terminar con la discriminación social, laboral y en todos los aspectos que sufrían las mujeres y sufren aún, pese a que ya podían votar, pero no eran votadas porque en el mejor de los casos, si estaban bien “relacionadas” con la clase política, eran suplente de legisladores.

El milagro mexicano llegaba a su fin y comenzaban los gobiernos de los tecnócratas que desplazan a los abogados que conformaban los hilos del poder en México, ahora los economistas y sus escuelas aseguraban que había que adelgazar al gobierno y dejar todo a los vaivenes del libre mercado que “mágicamente” nos decían qué camino seguir para asegurar el desarrollo, aunque sin medir el costo social, al estilo de Don Porfirio.

Y fue así como las clases medias, que López Mateos llamó el colchón entre pobres y ricos, que sirve para liberar tensiones sociales y evitar estallidos, se fueron depauperando y crecían más los pobres y cada vez menos familias eran las poderosas en el país.

Los gobiernos neoliberales fueron polarizando a la sociedad, cada vez más pobres y menos ricos en México que tenían el manejo del gobierno a través de sus presidentes de 1982 a 2018, que servían a sus intereses a costa del pueblo de México.

Los tiempos en que los padres tenían un salario que les permitía alimentarse, educarse y entretenerse de vez en cuando, fue perdiendo paulatinamente su poder adquisitivo, de manera que había que buscar ingresos adicionales o que la madre y sus hijos entraran al mercado laboral para completar para “el chivo” para seguir comiendo 3 veces al día y poder ir a la escuela los menores.

Pese a la discriminación laboral que sufrían y sufren aún, las mujeres fueron apareciendo cada vez más en los puestos de trabajo menos pagados, incluso a trabajo igual que el hombre, o los peores, un poco como les pasa a los paisanos en Estados Unidos, que hacen lo que los negros y blancos nativos no quieren hacer, además de exigirles, aún a la fecha, que no tengan hijos ni estén embarazadas para poder darles un trabajo temporal, donde sufren además acoso sexual por sus empleadores.

Empero, los economistas del gobierno echaban las campanas al vuelo afirmando que la liberación femenina se convertía en realidad por el gran número de mujeres empleadas en fábricas y en el comercio informal que comenzaron a verse, cuando deberían haber dicho que eran las condiciones económicas depauperantes las que las obligaba a hacerlo, no porque impulsaran sus derechos.

Así MMH, CSG, EZP, FOX, FCH, EPN fueron olvidándose del discurso de la Revolución que solo en su aniversario se escuchó decir, para asegurar que con sus gobiernos la participación de las mujeres era una realidad en todos los ámbitos de la vida social y laboral, por la gran cantidad de ellas que ya se encuentran en el mercado realizando actividades productivas y económicas.

Claro, además de colocar de manera simbólica a algunas de ellas en puestos claves, donde a muy pocas las dejaban en realidad tomar decisiones importantes en los encargos que ocupaban.

¿ESCUELA PARA QUÉ…?

Para países del primer mundo causa sorpresa y cuestionamientos sobre el porqué en México es necesario legislar para que primero 30, 40 y ahora 50% de los cargos de elección deben, por ley, ser para las mujeres, cuando en sus países tienen la oportunidad, sin necesidad de ley alguna, de ocupar hasta más cargos públicos y ser hasta primeras ministras de algunas naciones.

Hasta los turistas de la capital del país nos preguntan que, porqué discriminamos a las mujeres, al confinarlas a dos vagones de cada tren del Metro, y todos los demás para los hombres, claro que en sus países no es común que alguien las manosee, les agarre las nalgas o las acosen de múltiples maneras como lo hacemos en México y que para disminuir eso se les separa de los acosadores en potencia que van en los otros vagones.

Falta mucho para lograr la igualdad o equidad de género en el país, porque el patriarcado sigue impulsándose en casi todas las familias por las propias madres a sus descendientes, asignándoles roles de género que mientras no se cambien, la cultura del acosador en potencia de las mujeres tardará en eliminarse en México.

La familia considerada como el núcleo básico de la sociedad continúa con los usos y costumbres de antaño, donde los hombres como machos proveedores somos “superiores” a las mujeres sumisas a cargo de los quehaceres de la casa, de los hijos y de satisfacer las necesidades sexuales de su pareja cuando este se lo pida, aunque no tenga ganas para ello. Ese rol enseñan en familia.

Pero fue a partir de la depauperización de las clases medias y de confinar en la pobreza extrema a las clases más humildes, lo que generó que cada vez más los hijos quedaran a su suerte, ya no tienen tiempos los padres para estar con ellos ni darles consejos ni enseñarles valores que se han ido perdiendo con el paso de los años

Ahora quedan al cuidado de algún otro pariente que los recoge en la escuela y los deja en la casa, solos, antes sujetos a la propaganda de la televisión, ahora de las redes sociales que todo lo socializan y nadie les dice si lo que ven debe hacerse o no, no tienen directriz de nadie que no sea la misma calle y amigos.

La escuela de la vida y las redes sociales son las que ahora forman a las nuevas generaciones que crecen como huérfanos sociales de sus propios padres y de la sociedad que no ve por ellos. Y esto pese a que los gobiernos neoliberales nos introdujeron la necesidad de participar en las “Escuelas para padres” donde se supone, así como la “orientación vocacional” para los alumnos, deberíamos conocer cómo atender a nuestros hijos, solo que esto no ha ocurrido más que en pocas familias, por razones de trabajo o de madres que dejan a sus hijos con los abuelos y estos después, pocos, van por ellas a sacarlas de los antros para que los atiendan.

Ciertamente hay muchas madres solteras que cumplen con el doble papel con sus hijos, son heroínas de la vida, pero hay muchas familias con padres y madres que siempre están ausentes y sus hijos crecen de manera natural, aprenden lo que la vida y su entorno social les enseñan, como los animales cuando nacen.

Le preguntaría no solo a todos los que tienen hijos en México, sino a los colegas que son padres ¿qué tiempo les dedican a sus hijos? Porque no se trata solo de darles de comer y que vayan a la escuela, sino tiempo de calidad para inculcarles valores cívicos que les permitan tomar decisiones en su vida futura, o tendremos muchos Monterrey y Torreón en el país en los siguientes días.

LÍDER PETROLERO

Rubén Choreño reclama la toma de nota de la elección en la que resultó electo secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana y que el responsable de hacerlo en la Secretaría del Trabajo es el mismo desde el inicio del neoliberalismo en México, no es la 4T, pero sigue ahí, sin que hasta fecha se le haya removido, como miles más en el gobierno federal. La Secretaría del Trabajo dio al diputado Miguel Limón, dejado por Deschamps, la toma de nota como líder sindical.

Comentarios a [email protected]

Visita www.legislativotv.com.mx

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí